Piedras de San Pedro 2018

PLATA CONCURSO MUNDIAL DE BRUSELAS 2021

100% Tempranillo procedente de nuestros viñedos viejos de más de 80 años, Pago de Valderramiro.
Vendimia manual.
CRIANZA:
16 meses de crianza en barricas nuevas de roble francés de grano extrafino. Posteriormente un mínimo de 12 meses en botella hasta su salida al mercado.
NOTA DE CATA:
Color picota bien cubierto con notas granates. Muy equilibrado, complejo, potente y elegante a la vez, con aromas de confitura, balsámicos y chocolate.
Extraordinaria ebanistería de tanino perfecto, goloso, sabroso, con mucha concentración y carnosidad.
Largo, elegante, con identidad de Ribera inigualable.

Descargar ficha PDF Descarga ficha PDF

Historia

Piedras de San pedro es el referente de la bodega. Nace de las viñas de nuestro mejor pago, en Valderramiro, un paraje excepcional de viñedo viejo, de producciones muy bajas pero inigualables para la elaboración de vino. Recoge toda la herencia y el saber hacer recibidos de nuestros ancestros, padres y abuelos que hicieron historia del vino en estas tierras.

La Cosecha

2018 resultó una cosecha perfecta para la elaboración del vino, calificada en el Consejo Regulador como “muy buena” y que se caracterizó por un ciclo vegetativo sin grandes sobresaltos. Varios meses de frío y nieblas en el invierno dieron paso a una primavera lluviosa y un verano muy seco y caluroso, con escasas precipitaciones que hicieron que las maduraciones en el viñedo viejo fueran ideales.

Elaboración

Viñedos viejos, de más de 80 años, por encima de los 870 m. de altitud, con bajos rendimientos, apenas 20 hl/ha. Vendimia manual. Maceración en pequeños depósitos con bazuqueos manuales.
Fermentación con levaduras propias y maloláctica en barricas de roble francés. La crianza de 16 meses se realiza también en barrica francesa nueva de grano extrafino con un tostado especial, con
trasiegos cada seis meses sin clarificar ni filtrar. Crianza en botella de otros 12 meses antes de salir al mercado.

Notas de Cata

Color picota bien cubierto con notas granates. Complejo y elegante a la vez que potente, con aromas de confitura, balsámicos y chocolate. Extraordinaria ebanistería de tanino perfecto, goloso, sabroso y equilibrado, con mucha concentración y carnosidad. Largo, elegante, con identidad de Ribera inigualable.